La prevención primaria consiste en mantener los niveles de polvo respirable dentro de los límites  que marca la legislación. No obstante, toda reducción en la exposición disminuirá el riesgo de enfermedad.

La vigilancia de la salud es uno de los instrumentos que utiliza la medicina del trabajo para controlar y hacer el seguimiento de la repercusión de las condiciones de trabajo sobre la salud de la población trabajadora, esta se realiza con la ayuda de diversos procedimientos de control de la salud, entre otros destacamos el protocolo de silicosis y otras neumoconiosis.

Para aquellos lugares de trabajo donde sea de aplicación la ITC 2.0.02* del RGNBSM, en el apartado 5 viene recogido lo referente a la vigilancia de la salud de aquellos trabajadores que estén expuestos a sílice cristalina respirable. En dicho apartado hace referencia a la NO APTITUD.

*NOTA: Tras la incorporación de la sílice cristalina en la directiva de agentes cancerígenos, esta ITC está en fase de modificación y pendiente de aprobarse y publicarse en el BOE, derogando las ITCs 04.8.01 y 02.0.03, relativas a la protección de los trabajadores contra el polvo.

Causas de no aptitud para ocupar puestos de trabajo con riesgo de silicosis:

  1. Para ocupar un puesto de trabajo con riesgo de silicosis no deberá concurrir en el trabajador o en el aspirante a cubrirlo ninguna de las causas determinantes de no aptitud que se establecen a continuación:
  2. Constituyen causas de no aptitud para trabajos con riesgo de silicosis las siguientes:
  3. Cualquier bronconeumopatía crónica que provoque alteración funcional respiratoria (de la ventilación, perfusión, o difusión) de carácter permanente.
  4. Cualquier alteración funcional respiratoria de carácter permanente derivada de deformidades torácicas o enfermedades no respiratorias (musculares, neurológicas, sistémicas).
  • Alteraciones de la radiografía de tórax atribuidas a tuberculosis pulmonar residual.
  1. Cardiopatía orgánica en grado funcional II (Asociación Americana de Cardiología).
  2. Constituyen causas transitorias de no aptitud:
  3. Tuberculosis pulmonar o pleural activa.
  4. Cualquier alteración funcional respiratoria, que tenga carácter transitorio.
  5. Las empresas no podrán contratar trabajadores que en el reconocimiento médico no hayan sido calificados como aptos para desempeñar los puestos de trabajo con riesgo de silicosis. Igual prohibición se establece respecto a la continuación del trabajador en su puesto de trabajo cuando no se mantenga la declaración de aptitud en los reconocimientos sucesivos.

Excepcionalmente, por exigencias de hecho de la contratación laboral, se podrán efectuar los reconocimientos médicos inmediatamente después de la iniciación del trabajo.

La vigilancia de la salud en el trabajo se mueve entre dos enfoques complementarios

Por un lado, la vigilancia individualizada, enfocada a cada trabajador o trabajadora y, por otro lado, la vigilancia epidemiológica que va más allá de los resultados individuales para poder valorar la repercusión que tienen las condiciones de trabajo, no solamente sobre la salud del individuo, sino sobre todo el colectivo.

Dicha valoración colectiva de los resultados aporta conocimiento sobre el estado de salud de la empresa y permite establecer las prioridades de actuación en materia de prevención de riesgos, motivar la revisión de las actuaciones preventivas en función de la aparición de daños en la población trabajadora y evaluar la eficacia del plan de prevención de riesgos laborales a través de la evolución del estado de salud del colectivo de trabajadores.

(OSALAN. Instituto Vasco de Seguridad y Salud laborales, 2015).

Los protocolos de actuación son utilizados para la realización de los controles médicos de salud y han sido elaborados por varios grupos de trabajo en el ámbito nacional y son publicados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Algunos de estos protocolos son adaptados o mejorados por grandes servicios de prevención, pero para su aplicación deberán de estar aprobados por la Autoridad competente.

El protocolo de aplicación para los trabajadores expuestos a sílice se denomina silicosis y otras neumoconiosis.

En cuanto a la periodicidad está recogida en el apartado de DETECCIÓN Y TRATAMIENTO de esta página web.