No solo debemos de tener en cuenta los medios de protección colectiva y los equipos de protección individual, sino que también son importantes las medidas organizativas en los puestos de trabajo con exposición a polvo de sílice:

  • Orden y limpieza de los lugares de trabajo.
  • Mantenimiento de los equipos de trabajo, así como de los equipos de protección y prevención, tanto colectivos (medios de captación localizada, ventilación y/o aspiración por citar los más habituales) y de los equipos de protección individual cuando lo requieran y conforme a lo indicado por el fabricante.
  • Aislamiento de zonas con alta exposición de otras con menos exposición mediante cabinas de protección, paneles de separación o distanciamiento.

En los puestos de trabajo en los que la Evaluación de riesgos ponga de manifiesto riesgo por exposición a SCR, se deberán adoptar medidas organizativas relevantes para cumplir el Real Decreto 665/1997 (artículos 5 y 6), cuando sea modificado para incluir el polvo de sílice cristalina respirable, entre ellas las de tipo higiénico.