Ley 31/1995, de Prevención de Riesgos Laborales, en su artículo 18, sobre información, consulta y participación de los trabajadores, recoge:

Los trabajadores deben de recibir información suficiente y adecuada con respecto a:

  • Los riesgos para la seguridad y la salud de los trabajadores en el trabajo, tanto aquellos que afecten a la empresa en su conjunto como a cada tipo de puesto de trabajo o función.
  • Las medidas y actividades de protección y prevención aplicables a los riesgos señalados en el apartado anterior.
  • Las medidas de emergencia a adoptadas de conformidad con lo dispuesto en el artículo 20 de la Ley 31/1995 de PRL.

Así como en la ITC 2.0.02 en su apartado 4.5,

En relación con la información, estará a disposición de los trabajadores la relativa a:

  1. Riesgos que para la salud implica la exposición al polvo y controles médicos que se deben efectuar.
  2. Los sucesivos niveles de polvo registrados en sus puestos de trabajo en las mediciones efectuadas en los mismos.
  3. Medidas técnicas de lucha contra el polvo llevadas a cabo por la empresa en su puesto de trabajo.
  4. Instrucciones y recomendaciones sobre las medidas preventivas que deben ser adoptadas por el propio trabajador así como sobre la utilización y manejo de los equipos de protección individual.

En el Real Decreto 374/2001, así como en el Real Decreto 665/1997 se establece la obligación de información a los trabajadores sobre el riesgo de exposición a agentes peligrosos, tales como es la sílice cristalina respirable.