La sílice es el nombre que recibe un grupo de minerales compuestos de silicio y oxígeno, los dos elementos más abundantes de la corteza terrestre.

A pesar de su simple fórmula química, SiO2 (dióxido de silicio), la sílice existe en diferentes formas.

La sílice puede presentarse en su estado natural como sílice cristalina, microcristalina y amorfa. 

La sílice cristalina es dura, químicamente inerte y su punto de fusión es elevado. Estas son cualidades apreciadas en diferentes usos industriales. (NEPSI. The European Network on Silica, 2006).

Es un componente básico de la tierra y que puede estar presente, en mayor o menor proporción, en los áridos, rocas ornamentales, cementos y otros muchos minerales relacionados con la industria y la construcción y que se derivan en productos de consumo necesarios para el ser humano y apreciados desde la antigüedad.

Atendiendo al punto de vista de la clasificación, según su naturaleza química, la sílice está considerada como materia particulada inorgánica, tal y como se muestra en la ilustración siguiente.

A QUIÉN AFECTA

La exposición laboral a sílice cristalina respirable se puede producir en cualquier situación de trabajo en la que se genere sílice cristalina respirable y éste pase al ambiente.

Sigue leyendo

Vuelve al menú principal