Es importante indicar que el término solubilidad indica el hecho de que una sustancia se pueda disolver, es decir, es la capacidad con la que cuenta cierta sustancia para disolverse en otra.

En el caso de la sílice cristalina respirable, esta está clasificada como insoluble, lo cual puede provocar una acumulación en las vías respiratorias pudiendo causar neumoconiosis, a diferencia de las partículas solubles que en función de la composición, pueden llegar a generar una enfermedad crónica.

El concepto de la solubilidad es fundamental en partículas insolubles, ya que determina dónde se produce el efecto y la fracción de interés.

A pesar de esto, las variables relacionadas con el comportamiento de las partículas en el cuerpo son:

  • Tamaño de la partícula.
  • Forma.
  • Masa.
  • Orientación.
  • Densidad y viscosidad del aire.
  • Depósito.

En el caso del depósito, las partículas dentro del tracto respiratorio pueden ser retenidas por el organismo en diferentes formas:

Esta se produce cuando hay un choque de la partícula que se está moviendo contra la superficie de la conducción cuando existe un cambio en la dirección de la corriente o flujo, tal y como se muestra en las ilustraciones siguientes.

 

Depende de la velocidad de la partícula, la masa de la partícula y el cambio de dirección del conducto.

El depósito por impactación suele producirse en la región nasofaríngea y en la región traqueobronquial.

En este caso, el choque de la partícula se produce con los conductos respiratorios por pasar cerca de las paredes de estos.

La interceptación depende de la forma / tamaño de la partícula, así como del tamaño, diámetro y forma de las vías respiratorias.

En esta ocasión el depósito, como en el caso anterior, se produce en la región nasofaríngea y en la región traqueobronquial.

En esta ocasión hay que considerar el choque de la partícula en las paredes de las vías respiratorias por efecto de la gravedad, tal y como se muestra a continuación.

 

Depende del diámetro aerodinámico, la velocidad del aire, el tamaño de las vías respiratorias y de la higroscopicidad (capacidad de absorber humedad).

La sedimentación tiene relación con el depósito en la región traqueobronquial y en la región de intercambio de gases.

Es la interceptación de las partículas en las superficies del conducto respiratorio por el movimiento aleatorio de estas.

 

Depende del diámetro geométrico y del tamaño de las vías respiratorias.

La difusión, como en el caso de la sedimentación, tiene relación con el depósito en la región traqueobronquial y en la región de intercambio de gases.

Es la unión natural de partículas con carga positiva (+) con superficies con carga negativa (-).

Depende del diámetro geométrico, del tamaño de las vías respiratorias y de la velocidad del aire.

Puede depositarse en cualquier parte del recorrido.