Debido a que las enfermedades profesionales relacionadas con la SCR pueden aparecer o evolucionar una vez cesada la exposición, se recomienda en estos casos continuar con los controles médicos, con la periodicidad que los Servicios Especializados de Neumología estimen oportuna en cada caso concreto.

Al final de la actividad laboral se debe de proporcionar a cada trabajador o trabajadora una información completa que le permita conocer y aceptar, si así lo considera, los controles médicos que se le propondrán.

Se informará nuevamente al trabajador o trabajadora sobre los riesgos para la salud derivados de la exposición a la sílice libre cristalina y sobre las patologías que eventualmente puede llegar a sufrir, incluso después de dejar de estar expuesto a la misma. Se le informará también de las pruebas médicas a las que será sometido y de los beneficios que se espera de ellas tanto en el plano médico como en el social.

Dadas las relaciones de la exposición a la sílice libre cristalina y la silicosis con el cáncer de pulmón la tuberculosis y la EPOC, se recomienda que la vigilancia de la salud postocupacional tenga en cuenta estos aspectos en su desarrollo.

(Instituto Vasco de Seguridad y Salud Laborales (OSALAN))

En los casos de silicosis simple tendrán una periodicidad mínima anual hasta que hayan transcurrido 5 años de la finalización de la exposición y la enfermedad se mantenga estable. A partir de los 5 años, la periodicidad podría mantenerse cada 2 años, siempre que no aparezcan modificaciones en los síntomas.

En los casos de silicosis complicada se mantendrán las revisiones al menos una vez al año, o más frecuentemente según las complicaciones.

Estas revisiones se realizarán por facultativos/as especialistas en Neumología.

(Servicio Andaluz de Salud ‐ Consejería de Salud, 2017)

Sigue leyendo sobre prevención terciaria